Autoridades fronterizas colombianas piden resolver lo urgente por crisis migratoria

Venezolanos en un refugio de Cucuta, Colombia REUTERS/Luisa Gonzalez

Registro y documentación de inmigrantes, mejoramiento del sistema de salud y pago de las deudas, control migratorio, y apoyo a las comunidades receptoras, son las necesidades más urgentes que plantean las autoridades locales ante otra visita del canciller Carlos Trujillo, y de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), publica La Opinión.

En el caso del Catatumbo, zona casi inexplorada por estos funcionarios, el optimismo es escaso, en materia de resolución de problemas, según expresó el alcalde de Convención, Hermes García, en especial por la centralización que vive el departamento.

Para el mandatario, una de las prioridades radica es la facilidad que se pueda brindar a los migrantes, para “tratar de legalizar la permanencia o brindarles la documentación que requieren para acceder a los diferentes servicios”.

“Para citas médicas las personas indocumentatas están teniendo problemas y como todos los trámites están centralizados en Cúcuta y en el área metropolitana, las personas argumentan escasos recursos económicos, y desplazarse nuevamente hacia Cúcuta para tratar de legalizar situaciones es casi imposible”, dijo.

Por ello, insistió en la ampliación de la presencia institucional, sin descuidar la ayuda humanitaria, así como el mejoramiento de los servicios de salud.

En este sentido, el mandatario explicó que la Ese Noroccidental presta un servicio precario, del cual ya tiene conocimiento el gobernador William Villamizar y demás autoridades, pero aunque se ha solicitado la reorganización de la Ese, no se ha tenido eco.

“Los venezolanos terminan haciendo aún más crítica la situación que por naturaleza lo es”, señaló. “Nunca hay un medicamento, cómo brindar una atención mínima, básica, a esas personas”, y la situación se hace más compleja, dada la escasa capacidad de maniobra de los alcaldes.

Así mismo, García manifestó que lo que está ocurriendo ahora es apenas “la punta del iceberg” que se deriva del abandono del Estado a la frontera.

“Durante muchos años, la frontera fue sostenida en buena medida por Venezuela cuando estaba en condiciones distintas, y eso garantizaba la economía de la frontera”, dijo. “El Estado se desobligó de esas responsabilidades y hoy en día se está destapando esa desobligación que durante años ha tenido el Gobierno Nacional”.

Área metropolitana

Mauricio Franco, secretario de Seguridad Ciudadana de Cúcuta, se enfocó en cuatro temas: control migratorio y control de frontera; coordinación de las oenegés; apoyo a la población receptora, y pago de la deuda al hospital Erasmo Meoz.

En el primer caso, dijo que es necesario servirse de la tecnología de reconocimiento facial, por ejemplo, para determinar quiénes entran a Colombia, y así facilitar el cruce de información con la Interpol.

En el segundo punto, expresó que aún no hay pleno conocimiento sobre la coordinación de las agencias internacionales y oenegés, pues pareciera que hacen, cada cual, un trabajo “por su lado”, razón por la que pudiese generarse duplicidad de ayudas.

Aunque reconoció que ya se está involucrando a los retornados en algunos apoyos, instó a que “se involucre un porcentaje de población nacional para que no se genere xenofobia, porque el problema no es solo del migrante sino del nacional, al que no hemos podido darle una mano en empleo o satisfacer sus necesidades”.

“Sobre todo insistimos en que esto no quede en mercados, que a veces los migrantes no tienen siquiera dónde prepararlos”, declaró, e insistió en la necesidad de destinar parte de las ayudas a la generación de ingresos, “que le sirve al de aquí y al migrante”.

Otros pueblos

Pamplona, uno de los pueblos de tránsito de los migrantes, también solicita apoyo, según señaló la personera municipal Astrid Flórez Rodríguez.

“Yo diría que las políticas gubernamentales tienen que enfocarse a brindarles una atención de urgencias que permiten proporcionarles ayudas humanitarias inmediatas para que tengan un respiro mientras logran estabilizarse”, dijo.

Por ello, señaló que sería acertado que Pamplona tenga un centro de atención transitorio, “donde se les pueda brindar alimentos, que también puedan asearse y descansar un momento para que continúen caminando al destino que ellos escogieron”.

Entre tanto, otras localidades como Los Patios han señalado la necesidad de instalar allí un punto de control migratorio, para mejorar la seguridad y control de los venezolanos.