Con más de 100 tiros delincuentes mataron a un CICPC frente a sus padres

 

 

A 36 se elevó el número de funcionarios, entre policías y militares, asesinados en La Gran Caracas en lo que va de 2018, pero el homicidio del detective del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Kervinson Gabriel Aponte Rodríguez, es uno particular.

El agente, de 22 años de edad, adscrito a la Subdelegación de los Valles del Tuy, fue asesinado con más de 100 tiros el jueves a las 5:00 pm por delincuentes que fueron a buscarlo a su casa y lo sacaron a la calle para matarlo.

El hecho tuvo lugar en la calle Las Veras, en el sector Las tres Letras, en Charallave, en el municipio Cristóbal Rojas en el estado Miranda. De acuerdo con los familiares, Aponte se encontraba dentro de su casa junto con sus padres, cuando un grupo de hombres desconocidos, que portaban armas largas, se presentaron en la entrada de la vivienda y le exigieron al detective que saliera. Una vez afuera los delincuentes procedieron a despojarlo de su teléfono celular, que estaba sin batería. El detective y uno de los delincuentes ingresaron juntos a la casa para cargar el celular y, al constatar que se trataba de un funcionario, el delincuente le dijo: “Los policías no pueden vivir en esta zona” y lo obligó a salir hasta la calle, donde le dieron más de cien tiros en diferentes partes del cuerpo, frente a la mirada de sus padres.

Aponte tenía un año y medio de graduado y vivía en ese sector desde hacía cinco meses. Era el mayor de dos hermanos.

 

 

Con información de DIARIO LA NACIÓN