El Bernabéu acogerá la superfinal de la Libertadores entre River y Boca

**** El partido entre los dos archirrivales argentinos fue suspendido dos veces el fin de semana pasado por graves incidentes en las afueras del estadio Monumental de River en Buenos Aires

Versión Final

Luego de numerosas idas y vueltas, finalmente la superfinal de la Copa Libertadores de América 2018 entre Boca Juniors y River Plate se jugará el 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid.

La revancha de la final entre los dos archirrivales argentinos fue suspendido dos veces el fin de semana pasado por graves incidentes en las afueras del estadio Monumental, de River, en Buenos Aires.

La Conmebol confirmó el escenario y la fecha del duelo entre los dos archirrivales argentinos minutos después de que el Tribunal de Disciplina del organismo desestimara un reclamo de Boca exigiendo que se le otorguen los puntos de la revancha y el título debido a los severos incidentes que se produjeron en las afueras del estadio Monumental de River el sábado pasado.

Además, el citado Tribunal impuso a River Plate una sanción consistente en jugar sus próximos dos partidos como local a puertas cerradas en competiciones de la Conmebol y le impuso una multa de 400.000 dólares.

La revancha de la final fue postergada por un ataque con piedras y palos de hinchas violentos de River al autobús que trasladaba al plantel de Boca al Monumental para disputar la revancha, que dejó heridos a varios jugadores ‘xeneizes’, entre ellos el capitán Pablo Pérez, con una lesión en su ojo izquierdo.

Desde la postergación del duelo final de la Libertadores se habían mencionado al menos una decena de ciudades, entre ellas Doha, Medellín, Miami, Asunción, Sao Paulo y Génova.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, dijo este jueves en rueda de prensa que la elección del estadio del Real Madrid se produjo, entre otros motivos, porque “en España vive la mayor comunidad argentina en el exterior”.

En España viven unos 72.000 argentinos con residencia, según el Instituto Nacional de Estadística del país europeo.

Ambos equipos igualaron 2-2 en el partido de ida de esta final, jugado el 11 de noviembre en el estadio La Bombonera, de Boca Juniors, sin que se produjeran incidentes.

En manos del Tribunal

Boca se presentará a jugar el partido en el Santiago Bernabéu para evitar duras sanciones, pero advirtió que apelará la decisión del Tribunal de la Conmebol y si fuera necesario recurrirá hasta el TAS (Tribunal Arbitral del Deporte) para hacer valer sus argumentos.

Amparándose en el artículo 18 del Reglamento de Disciplina de la Conmebol, Boca presentó el miércoles nuevas pruebas de los incidentes en respaldo de su reclamo para que River fuera descalificado y que le fuera otorgado el título.

El artículo 18 contempla la determinación del resultado o la descalificación, una norma por la que Boca fue expulsado en octavos de final de la Libertadores en 2015 ante River, debido a que los jugadores millonarios fueron atacados con gas pimienta a la salida del entretiempo en la Bombonera.

River terminó ganando ese año su tercer título de Libertadores, mientras Boca, en la cancha o en el escritorio, busca su séptima corona para igualar a su compatriota Independiente como máximo ganador del certamen continental.

De vuelta a los terrenos de juego

Mientras tanto, Boca Y River deberán volver a los campos de juego este fin de semana, en el marco de la decimocuarta fecha de la Superliga argentina.

El equipo ‘xeneize’ jugará el domingo un clásico contra Independiente, al que quiere alcanzar como máximo ganador de la Copa Libertadores con siete títulos, mientras River también lo hará el mismo día contra Gimnasia de La Plata, el mismo equipo que viene de eliminarlo el miércoles en semifinales de la Copa Argentina.

Esta derrota ante Gimnasia obliga a River a ganar el título en Madrid para participar en la Libertadores de 2019, ya que no logró asegurarse su cupo ni en la pasada Superliga argentina ni en la presente Copa Argentina.