El maestro de las artes, Santiago Wolff, participará en nuevas producciones fuera de Venezuela

Santiago Wolff, maestro de las artes, quien ha desarrollado su talento desde muy joven en Venezuela, cosecha éxitos alrededor del mundo y ha anunciado que en el 2019 son muchos los proyectos en los participará, ya que lo han incluido en el staff de diversas producciones fuera de Venezuela.

“Me están ofreciendo para participar en cuatro películas de misterio que va a producir Alejandro Alfonzo, Adolfo López Sojo y Pedro Bellorin entre Miami y Savannah y en donde también tendré el placer de volver a trabajar con Juan Carlos Wessolossky y con Caupolican Ovalles como directores. Igualmente trabajar en “Marcapasos”; un guión de Wessolossky que me encanta y lo más inmediato es una comedia llamada “Amarren al Chef” va a producir Adolfo López Sojo en República Dominicana”, indicó el artista.

Wolff  cuenta con unas cuantas producciones de diverso calado, ha trazado imágenes y metáforas en los escenarios de varios países y asegura que gracias a su trabajo en cine, televisión, publicidad y teatro comprendió cabalmente el sentido efímero de la vida, conoció los trucos de las luces y las sombras, y aprendió el valor del diálogo creativo honesto.

“Mis primeros trabajos de escenografía fueron en Publicidad con la famosa productora venezolana Minerva Films. Era una época extraordinaria en Venezuela y hacíamos cosas fabulosas, ya que las grandes firmas nacionales e internacionales producían mucho en ese extraordinario país, particularmente en Caracas. En esa época Venezuela era un gran centro de producción comparable con México. Luego trabajé con Luis Manzo, Juan Carlos Wessolossky y Alejandro Alfonzo en Wessman Directores donde hicimos varias películas para la televisión y así muchas otras experiencias donde cada una es más enriquecedora que otra”, indicó.

“Cuando miro la profesión a distancia puedo decir que cada escenografía o set tiene su particularidad y a veces me preguntan que cuáles era mis búsquedas estéticas o creativas y yo la verdad no recuerdo ninguna en particular porque realmente yo empecé en esto de la escenografía casi por accidente y creo que es un campo casi natural para un arquitecto. Cuando realizas una escenografía la puedes hacer en un ámbito real (por ejemplo, en una calle), mediante abstracciones (es decir, considerando algo de manera aislada) o a través de espacios metafóricos (que contribuyen como metáfora a una ampliación del concepto de la obra, siendo un personaje más. Fíjate a mí siempre me había apasionado el baile y el teatro y gracias a Zhandra Rodríguez, la gran bailarina venezolana y el Ballet Nuevo Mundo de Caracas, pude conocer ese mundo desde el punto de vista del movimiento y el baile. Esa experiencia me llevó a plasmar trabajos más metafóricos y no como un set para la marca de un jabón o un detergente que son cosas mas realistas digámoslo así. Tuve muchos años entre el teatro y la publicidad, trabajando con muchas compañías de gran prestigio hasta que luego llegó el cine, que hoy día es una de las cosas que más me apasiona”.