Owens-Illinois demanda a Venezuela por $500 millones por expropiación en 2010

TalCualDigital

Esta expropiación, que consistió en dos fábricas en el occidente de Venezuela, fue efectuada bajo el criterio de que la empresa “había ejecutando prácticas que devienen en la violación del ejercicio de la libre competencia”


La compañía estadounidense Owens-Illinois (OI), empresa que estuvo en Venezuela hasta que fue expropiada en 2010 por el presidente Hugo Chávez, presentó una demanda contra el Estado venezolano por $500 millones el 11 de febrero por este motivo.

En la demanda se nombra a Petróleos de Venezuela y la filial Citgo, que según OI, son “alter egos y meros instrumentos de Venezuela”, según refiere Reuters. Y que al no tener flujo de caja, es posible que exija pago en activos.

*Lea también: Diputado Millán asevera que el Gobierno hace acuerdos dudosos para pagarle a Crystallex

La empresa ganó en 2015 la demanda interpuesta ante el Centro Internacional para la Resolución de Disputas de Inversión. El documento dice que OI tiene derecho a cobrar $372 millones más los intereses por la nacionalización de esas empresas en Venezuela.

El tribunal determinó que Venezuela violó sus obligaciones en virtud de un tratado de inversión de 1991 con Holanda.

Esta expropiación, que consistió en dos fábricas en el occidente de Venezuela, fue efectuada bajo el criterio de que la empresa “había ejecutando prácticas que devienen en la violación del ejercicio de la libre competencia”, afectando presuntamente a otros productores.

Dicha acción fue ratificada por Elías Jaua, quien era vicepresidente de la República ese año, quien calificó la expropiación como una “acción legal, constitucional del Estado”.

En 2010 -recuerda Reuters– Jaua acusaba a opositores y a empleados de Empresas Polar de propiciar protestas de trabajadores de Owens Illinois que se oponen a la medida.

*Lea también: González dice que se podrían “convenir cosas con los cubanos” para estabilizar democracia

“Hacemos un llamado a nombre del Gobierno bolivariano a los dueños de la Empresa Polar. Es extraño que sus trabajadores en vez de estar trabajando están tomando e impidiendo o tratando de impedir la acción del estado venezolano”, dijo Jaua.

“Hacemos un llamado de advertencia a los propietarios de Empresas Polar a que tomen cartas en el asunto y se distancien de la posición que hoy mantienen algunos trabajadores y trabajadoras de Empresas Polar (…) de participar en una protesta que es ilegal”, puntualizó.