Profesores pierden beneficios al ser ignoradas escalas salariales

Foto: referencial

**** “La UCV no cerrará sus puertas pese al colapso causado por la medida”, afirmó el vicerrector académico Nicolás Bianco

Por OLGALINDA PIMENTEL R.
Con el aumento presidencial, también a las universidades les desconocieron las escalas establecidas en la tabla salarial que regía desde 1980, a pesar de que el sector universitario no forma parte del ámbito público, de acuerdo con las normas constitucionales. En la UCV analizaban ayer el impacto en sus gastos, lo cual motivó el acuerdo del Consejo Universitario que declaró la emergencia humanitaria de la comunidad. Los profesores estaban indignados.

El vicerrector académico, Nicolás Bianco, médico e investigador, ocupa el máximo escalafón de la tabla salarial: es profesor titular a dedicación exclusiva, como otros 1.500 colegas suyos, es decir 20% de 3.970 docentes –que son los que quedan– repartidos en 49 escuelas de las 11 facultades. De haberse respetado la tabla salarial que rigió hasta agosto en la casa de estudios, su sueldo hubiese sido el equivalente a 32.000 bolívares soberanos –calculado con 4,7 salarios base y primas–, pero ahora es de 5.000 bolívares soberanos con el esquema salarial enviado por la OPSU y vigente desde el primero de septiembre de 2018. “Es una estafa porque al ignorarse la tabla se recortó 80% la remuneración. Los profesores titulares, conforme al esquema que privó en la UCV, dejamos de percibir 27.000 bolívares soberanos con esta medida. Un instructor que hubiese ganado el equivalente a 19.000 bolívares soberanos con la tabla salarial anterior, ahora pasa a recibir 1.900”.

Explicó que se trata de una de los cuatro causas de “la guillotina absoluta” en la operatividad en la UCV y que se suma a la insuficiencia presupuestaria.

Citó la cobertura de las becas estudiantiles, objeto de logros y de oportunidades, que se redujo a 8 bolívares soberanos, y la seguridad social de los trabajadores, así como otros 2 elementos en los que sustentan la emergencia declarada para una comunidad de 22.000 personas, entre educadores, profesionales, trabajadores y obreros.

“La cobertura del seguro HCM queda en 6.000 bolívares soberanos, lo cual no alcanza para nada. Nos aterran los problemas de salud que puedan presentarse con estos montos; ya hay gente que come menos, y se presentan renuncias progresivas”, señaló Bianco.

En los 2 últimos meses la rectora Cecilia García Arocha ha firmado más de 100 renuncias de personal administrativo, lo que también dio fundamento a la emergencia. “Antes se iban algunos docentes en unos 2 o 3 años, pero la cantidad ha aumentado. Tenemos 200 profesores menos y esta situación está ocurriendo en las 225 nóminas de las casas de estudio que integran la Asociación de Rectores Universitarios”.

El vicerrector precisó que es la primera vez en la historia de la UCV, fundada en 1791, la más antigua del país, que se declara la emergencia para todos sus integrantes. “Con el colapso enfrentamos el cierre técnico. Pero no vamos a cerrar, aquí no terminará la academia, como pretenden”.

EL DATO

El instructivo del gobierno desconoce el pago de beneficios que no esté contemplado en el texto. En consecuencia, para el educador y el investigador solo reconoce las primas de antigüedad, familiar, profesionalización y actividad docente; en el área administrativa las de antigüedad, familiar y profesionalización; y de los obreros las primas de antigüedad, familiar, profesionalización y de cargo obrero, cuyo cálculo fue modificado.