USURPADOR

Isaías A. Márquez Díaz

  Dedicamos este capítulo, lo más didáctica y sucintamente posible, a un término muy manoseado desde el 20/5/18. Se trata de Un adjetivo que deriva del verbo  usurpar (apoderarse por la violencia o la astucia, de un derecho, de lo que pertenece a otro, por lo general con violencia; o, arrogarse la dignidad, empleo u oficio de otro, y usarlos como si fueran propios, según RAE). Proviene del latín usurpator; éste, a su vez, de usurpare “tomar para su uso”, “usar. Es una palabra peyorativa que empleamos a objeto de denominar a una persona o grupo que reclama o logra el poder, ilegítima y/o cuestionadamente (detentación). Durante la Colonia el invasor español se apoderó de sinnúmero de recursos naturales a fin de incrementar el patrimonio de la Corona. El caso que nos ocupa, violación Art 233 CRBV y la reelección fraudulenta de Nicolás Maduro para el sexenio 2019-2025, que el presidente Encargado Juan Guaidó estima de ejercicio usurpatorio, por lo que sus decisiones son írritas, inconstitucionales, y sin obligación de cumplirlas, tal y como ha hecho con las representaciones diplomáticas acreditadas en Venezuela y las nuestras en el exterior. Ahora, mediante su investidura usurpada, pretende impedir el acceso de la ayuda en atención a la crisis humanitaria que, por desidia suya, agobia a toda Venezuela, además de unos casi cinco millones de connacionales que debieron emigrar huyendo de sus dislates y divagaciones heredados de su tutor.